Ver Currículum Vitae Poemas dedicados Biografía


Paula Soy

Nací un tres de abril de 1955.

¿Cuándo y cómo nace en mí la poesía? Podría sospechar que así como ocurre el milagro de la vida, es milagrosamente, durante el tránsito por ella, que la poesía se manifiesta sin previo aviso y luego nuestra alma, danzando, le dará una forma.

Un día, escuché latir intensamente los ritmos de la danza de mis primeros versos. Mi mano, pequeña, poseída e inocente bailarina, con infantiles trazos, comenzó a elevar y transcribir los compases escuchados, en una tarjetita que había pegado sobre el regalo para el Día del padre (¿te acordás papá?).

Pocos años después, recuerdo haber hecho en cuarto grado, una composición cuyo tema era Retrato a la madre. No podré olvidar la taquicardia sentida durante la redacción y que no cesó, hasta el último renglón de la hoja del cuaderno…

Aquel retrato fue premiado en un acto del colegio, con la renovación y el regreso de mi ardiente galope emocional, al subir dificultosa y torpemente al escenario… (¿te acordás mamá?) Ese galopar se repite, desde aquel ayer, en cada acto de creación, porque la poesía me crea, la creo y le creo. Así fui descubriendo, sintiendo y confirmando que, mi vida estaba acompañada y hoy me atrevo a decir, “protegida”, por el duende (diría Lorca).

Como situación particularmente feliz, me atraían y me atraen las hojas blancas, como a los pájaros el nido…
Me gustaba hacer pequeños, muy pequeños libritos en blanco cortando y cosiendo sus hojas.
Hoy sospecho que la anunciación del alma del libro a soñar y luego, del hijo soñado en la adolescencia, había comenzado en aquella temprana edad.

Cuando tenía diecisiete años tomé conciencia de la materia del poeta a través de mi primer sueño de mujer, el cual escribí y, en el que inmediatamente reconocí, que la poesía me había visitado una vez más, para ya nunca soltarse de mi mano. Aquellos versos sobre el hijo soñado, marcaron los primeros pasos hacia mi también soñado hijo de papel, primer libro al que llamé ¡Piedra, papel o poema!

Los pasos por la poesía, en noviembre del 2006, continuaron en la Calle blanca, como así titulé a mi segundo poemario y que, un duende alado se encargó de que su edición tuviese una historia entrañable…

El tercer libro es una nouvelle presentada en 2008 que titulé La Clave, novela intimista en la que una frase conduce al lector desde el inicio: “algunos sueños se cumplen y a veces nosotros, cumplimos con nuestros sueños”.

El libro cuarto Poemas para la miopía y otras visiones, lo he presentado en noviembre de 2009. En él, todos los textos tienen (poemas, cuentos y relatos) de corte social. Social es todo, pero este libro puntualmente señala varios aspectos de la condición humana puntualmente en sus miserias y mi esperanza porque algo de lo escrito allí sirva para aclarar la visión del sentir… que tiene que ver “con ver y no con mirar…”

El quinto, Avepoesía tuvo su presentación en diferentes entidades literarias, a partir de julio de 2010. Es un poemario que abraza y bendice el vuelo y la protección de nuestra Madre Poesía… Ha sido distinguido por la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) con la FAJA DE HONOR 2011 en Género POESÍA.

El sexto libro, Solfeos de la piel, 2012, es una breve antología de profunda conexión con poemarios anteriores y poemas inéditos.

El séptimo, Jarras de sequía, también pertenece a la colección Summa Poética de Editorial Vinciguerra, Hechos de Cultura en su 30° Aniversario como Editorial. Jarras de sequía compone una temática intimista, con poemas dedicados al eterno retorno de la vida y de la muerte.

(Ver CV actualizado aquí)

Asisto, integro y coordino mesas de lectura en encuentros literarios, espacios en los que la poesía se dice de infinitas formas, pero es una, como ocurre con las razas o la religión, el ser humano es siempre uno y el espíritu de la creación también es uno pero… ¡de acuerdo a uno! ¿no creen? Encuentros felices en los que he tocado la humildad en la grandeza que por ello tienen los grandes, no de fama, sino de merecida gloria.

Y en este espacio geográficamente final, va un abrazo a todos mis cómplices de vuelo…



Maria Paula Mones Ruiz

¡Gracias!

July TellSandalias de Bronce
El ígneo corazón, el de siempre
me confunde.
Sus rumores internos me arrebatan
impiadoso un viento sopla
y el ardiente fuego mantiene su energía.
Como “Abaris”
el que camina por los aires
quisiera despegar de la tierra
mis sandalias de bronce
Agitar la cabeza y dar espacio a los sabios
ellos donan saberes y palabras.
Aun
cuando todo se hunda y oscurezca
y mil aullidos me persigan
no temeré
el aire me abraza y me sostiene.
La poderosa alquimia de aquellas profundidades
transmuta el fuego en fatales alimentos.
El poeta verdadero es inmortal
hijo de la eternidad
trasciende la esfera inaccesible
mientras
yo
permanezco al borde del ígneo corazón
con mis sandalias de bronce.

A Maria Paula Mones Ruiz
July Tell
Bs As, Diciembre de 2012.

Nélida PessagnoAve poesía (Soneto)
Soltar aves desde adentro del pecho,
para atraparlas luego en las entrañas,
mil hogueras alzar en las montañas
descender más herido y más maltrecho.

Armar con nuevos bríos el pertrecho
y otra vez la palabra y sus hazañas
sintiendo que las vidas son extrañas
y que el mundo real yace deshecho.

Sensible corazón que la presiente
en plena soledad ardua y doliente,
buscando la palabra hasta la aurora,

volcarla en los papeles bravamente
cruzar con santa unción la zarza ardiente…
¡ y nace la poesía salvadora!

A la querida María Paula Mones Ruiz
Nélida Pessagno
Diciembre de 2012

Marta de ParísCelestial
Hoy domingo en misa se ha quedado en mis ojos
una estrella que pedía adornar tu pelo.
Su luz se hizo presente hasta besar tu rostro.
El mismísimo Jesús con su poder antiguo
acarició el aire de su paso.

Feliz en su esplendor, como un pétalo de sol
se columpia en la pared del día
al ritmo del pájaro en tu mano
clave necesaria para andar el suelo
que atraviesa un lamento crecido en palabras
sonámbulas de tiempo
con sílabas de lágrimas que hoy nombran tu universo.

Para mi Paulita niña, mujer, poeta.
Marta de París
Bs As, 24 de enero de 2010.

Marta Castagnino Hay pocas mujeres Nubes
Hay pocas mujeres nubes, son una raza? un estilo?, mucho más que un estilo
la mujer nube es como la vida, crece, echa raíces profundas, sin embargo se desliza
flota, acompaña la brisa, se detiene cuando lo necesita o lo desea, naufraga, se salva
siempre hay un madero que la acerca a la orilla o ella lo inventa o lo construye
Hay pocas mujeres nubes, no se encuentran con facilidad, siempre están ocupadas,
viajan al sur, viajan , ya les dije, se deslizan, escriben poemas y cuando los dicen
el aire se detiene, apenas instantes, su voz es caricia de ala y fuerza de raíz
en esa tensión se atraviesa una experiencia casi única, luego todo es como es
pero hay algo en cada uno que ha cambiado para siempre

Lo escribí para ella, para PAULASOY, con mi amor
Marta Castagnino
Mayo 2010

David Antonio Sorbille“Poemas para la miopía y otras visiones de María Paula Mones Ruiz”

¿La esencia de la verdad
amenaza nuestros estados de ausencia?

¿Es posible que la indiferencia
sea más insoportable que la realidad?

El viaje de ida me asalta con preguntas
y sólo sé que el libro no miente

Los poemas resumen el dolor del mundo
y cuando leo sobre la ceguera siento la ceguera
y cuando leo sobre el temor y el misterio
la injusticia y el perdón y los chicos
deambulando como estrellas ebrias
y el hombre convertido en un barco a la deriva y el egoísmo
y la sombra sin brazos de un sueño que no cesa siento que todo es así
como estar en carne viva danzando al compás de los espejos rotos
de esta humanidad que no terminamos de entender

Los poemas resumen el dolor del mundo
y las noches y los días y la flor que acaricia
los ojos húmedos de una madre
la luz y el calor del amor compartido
el hambre la memoria y el aura del padre
la fatalidad y el tricolor brillo de la vida y el silencio
los mil disfraces que cubren el disparate que habitamos
y sin embargo no pueden con la franqueza apasionada
que escribe con esas manos de mujer entrañable

Sus versos se juegan en la vibración de las palabras
por eso cuando leo entiendo el latido de un corazón
que transmite la intimidad del universo
y entonces la alegría es la alegría
y la tristeza es la tristeza
y todas las motivaciones
están desbordadas
por su belleza de alma

Ernesto Goldar
y de esto sabe mucho
lo ha dicho sinceramente:
Maria Paula canta por todos

A mi querida María Paula, David
26-05-10

Mabel Fontau

Madre, esposa, mujer niña, poeta…
Así, tierna como un lirio, te entregas a la vida;
Recreando tu mundo de vuelos y palabras,
Imagen de tus sueños; así, la maravilla
Amanece y se abre con el sol de tu alma.

Pareces tan frágil… y en el flujo de tu fuerza
Anida y se sustenta el amor que derramas;
Utópica encarnación de tu ser con alas,
Logrando que en el abrazo de tu amor
Alcancemos la vivencia del milagro.

Desde las raíces de mi corazón ha surgido este vuelo para tocar tus alas. Con todo mi cariño, Mabel Fontau.

Mayo 2009

David Antonio SorbilleEntrañable María Paula: en el viaje de regreso a casa leí tu hermoso libro y hace un rato escribí este poema que encierra mi cariño y admiración hacia vos. Un gran saludo de mi Padre y un enorme abrazo de mi parte. Hasta pronto, David

MARÍA PAULA
Ave querida, entrañable amiga de los espacios tibios
de las palabras luminosas, del asombro a flor de piel
paloma niña que abre surcos de amor
en la humanidad desnuda
Ave compañera de las evocaciones
musa de la inspiración, la música y la belleza
manto que abriga al desvalido espíritu
y a los cuerpos dolidos en el silencio de las sombras
Ave eterna, duende melancólico
cristal de estrellas, madera fecunda
arcilla del tiempo, juego de mariposas libres
en los jardines soleados del afecto y la utopía.
Ave poesía elevada como un rezo
profunda como una lágrima
hermana de la memoria que no descansa
mujer angelical poeta y madre
de todas las horas.
David Antonio Sorbille
30 de julio de 2010

Marta de ParísLa maga
A María Paula Mones Ruiz

Bajo un cielo de auras ignoradas
va la maga desgajando luces
sobre sus pies de alas.
Avepoesía, Avemaría, Paula,
se entrelazan en torrentes de agua clara
sin fin en la humedad del párpado.

No hay sombras que amedrenten
ni llaga dolorosa de lo que ya se ha ido.
Aferrada al clamor de su desvelo
un millar de pájaros alegres
saltan, giran en brillante gozo
llevándola a la pura alborada de lo bello
cuando el cuerpo, cuando el alma
cuando la poesía avanza
hacia la torre blanca de su canto.

Ella sabe dónde está la última pena
la quietud, la vena intacta, los vacíos,
la verdad silenciosa del amor perfecto y desgarrado.

Siento el eco de esa voz en el espacio mío
-diálogo fluyente en el abrazo
con tanto acuerdo y en silencio hablado.
.
Envuelta en su prodigio
la maga habita en una luz dulcísima
y toda ella es claridad humana.
Aquí su libertad, su amor, su vida
el arte y la belleza en su palabra.

Marta de Paris
Buenos Aires, setiembre de 2010.